Investigan epidemia que ha causado la muerte de 14 niños indígenas en el Chocò


Con un equipo de especialistas y profesionales técnicos, el Instituto Nacional de Salud (INS) investiga el brote de Enfermedad Diarreica Aguda que al parecer ha dejado 14 menores de edad muertos y 60 en observación en el Chocó. 

Según la entidad, un grupo especializado visita la zona donde cada año se presentan de cinco a 15 brotes, por lo que las primeras evaluaciones de esta epidemia estarían relacionadas con el consumo de agua contaminada. 

“El departamento del Chocó tiene un brote (…) habitualmente por contaminación de las quebradas con excretas humanas (por población colona, móvil, muchas veces por minería) que terminan llegando a los ríos, de donde toman agua algunas poblaciones rurales”, señala el Instituto. 

El INS además confirmó que viene trabajando con la Secretaría de Salud del Chocó, en una labor de investigación de campo y atención a la población afectada. 

Las autoridades de salud revelaron que hasta el momento se la logrado confirmar la muerte de un niño con una enfermedad base y relacionada con Enfermedad Diarreica Aguda, teniendo en cuenta que la mayoría de los casos que han sido detectados han tenido un manejo clínico especial.  

Casos de cólera 

Las organizaciones indígenas reportaron que en lo corrido de este mes de agosto, al menos seis niños entre ocho meses y dos años, han muerto en la comunidad de San Cristóbal, en Istmina (Chocó), por aparentes casos de cólera.  

Según el Consejo de Autoridades del Pueblo Wounaan de Colombia (Woundeko), los menores fallecieron luego de la deshidratación producida por largas temporadas de vómito, diarrea y fiebre, sin que al parecer hayan sido atendidos por personal médico.  

Apolinar Sobricama Piraza, vocero de Woundeko, sostuvo que desde hace tres años ninguna comisión médica ha ido hasta los resguardos para atender a los niños y sus familias que viven en condiciones insalubres y con problemas de alimentación.  

“Esto ya se está convirtiendo en una epidemia que es muy difícil de controlar sin la atención adecuada y para las familias es muy complejo desplazarse hasta el casco urbano por un hospital”, dijo.  

Piraza aseguró que “por lo menos otros 20 niños se encuentran en estado delicado de salud con los mismos síntomas de los menores fallecidos”.  

A través de un comunicado, la organización le pidió al gobierno local que gestione la visita de una comisión médica al resguardo, que está ubicado a cuatro horas del casco urbano del municipio.  

Otra de las soluciones que plantea el Consejo, es que la Gobernación traslade a los enfermos hasta un centro asistencial para su atención médica. Sin embargo, hasta ahora no se han concretado ninguna de las alternativas. 

Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

Comentar con Google+