La integridad del hombre se mide por su conducta no por sus profesiones



En la actualidad, en todas las instituciones y organizaciones, principalmente aquellas orientadas al sector público la integridad juega un papel importante en la toma de decisiones, toda vez que abarca grandes conceptos, que de alguna u otra manera son inculcados desde nuestros hogares.

Ahora bien, el ser humano fue creado a imagen y semejanza de Dios, puesto que esta para instruirse, actualizarse y para mejorar cada día; en el ámbito laborar normalmente en una entidad  cada funcionario tiene su puesto de trabajo con roles específicos que mediante tiempos establecidos se cumple con la misionalidad de la entidad, esto conlleva a que cada día el esfuerzo y dedicación crean su propia autonomía por lo que permite en el futuro crear su propia empresa.

Desde nuestros hogares los valores y principios que nuestros padres desde muy pequeños nos inculcaron cada día, crean una serie de conductas que para bien o para mal generan en nuestra sociedad cambio drástico por motivos como la cultura que es percibida cada vez que se manifiesta una conversación con personas ajenas a las nuestras,  o con las que comúnmente nunca se ha tenido contacto, de allí se desprende las creencias que son ciertas características propias de cada comunidad  implican apoderamiento del entorno.

En el ámbito social el hombre es consciente de la adaptabilidad de su entorno, busca integrarse de manera voluntaria para descubrir falencias, de las cuales se extrae lo bueno y las aplique en su diario vivir. Comúnmente el ser humano es inconforme, busca suplir sus necesidades adueñándose de situaciones que lo benefician, pero en realidad no se da cuenta que a veces lo hace por perjudicar a los demás que por méritos propios.

Hablar de integridad  desde nuestro que hacer policial  nos permite como funcionarios públicos actuar de la mejor manera, el cual desde nuestros principios y valores podamos adoptar comportamientos  positivos ante la sociedad

Es así que cuando logramos adoptar conductas positivas por parte de nuestra familia estamos recibiendo instrucciones de buenas relaciones humanas  y prácticas éticas, que  son aceptados por la sociedad.  Desde nuestro ámbito institucional, nuestro actuar nos conlleva a la toma de  conciencia encaminada al mejoramiento del servicio  de policía y a la cercanía que podamos tener con la comunidad, teniendo una actitud positiva y un comportamiento basado en el respeto y la transparencia policial.

Por ende, la ética que va entrelazada por la integridad no es cosa de la literatura, ni de la historia o de las religiones, la ética es de las relaciones cotidianas, de las interacciones del común, la ética no puede ser un discurso filosófico, porque existe desde mucho antes que el pensamiento, al ser ético significa ser una persona que cumple normas y está comprometida con el ejemplo; ser ético, significa ser íntegro y transparente en el cumplimiento de los acuerdos y normas establecidas para desempeñar una función policial ejemplar y comprometida, fomentando la implementación de espacios y mecanismos de participación ciudadana.


Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

Comentar con Google+